Celos y envidia: el lado oscuro de nuestra personalidad

Celos y envidia: el lado oscuro de nuestra personalidad / Foto: ThinkstockCelos y envidia: el lado oscuro de nuestra personalidad / Foto: Thinkstock



Texto: Mariana Israel


Confesión: soy una mujer celosa. Y no solamente con mi novio, sino con todos mis seres queridos. Siento celos hasta de mi sobrino porque mi perro le hace una fiesta cada vez que llega (a mí con suerte me sacude la cola).

¿Saben qué es lo peor? Que a nadie le gusta reconocer la envidia. Es el lado oscuro de nuestra personalidad y, cuando admitimos el “pecado”, nos sentimos aún más inferiores. El problema es que aunque intentemos disimularlos, los celos nos queman por dentro y nos hacen sentir malas personas. ¿Cómo puedo estar envidiando a una amiga por el superpuesto laboral que consiguió? Debería estar feliz por ella. Racionalizamos lo irracional. Los celos no son una emoción “optativa”, son una condición natural con profundas raíces biológicas. Pero, antes de indagar en ese terreno, hagamos una diferencia básica.


[Relacionado: Mi chico mira a otras mujeres]


Los celos vs la envidia

Los usamos como sinónimos todo el tiempo, pero hay diferencias entre los celos y la envidia. Esta última implica desear las cualidades, el éxito o las posesiones de otros, tal como explica la psicóloga clínica Mary Lamia, a la revista Psychology Today. “A veces me gustaría tener la personalidad extrovertida de mi novio”, admite Sandra, de 23 años. Los celos, en cambio, reflejan el miedo por perder, o por haber perdido, el afecto de otra persona por algo o por alguien que ocupa su tiempo.

Tanto los celos como la envidia tienen en común las odiosas comparaciones que hacemos con los demás. Estamos constantemente fijándonos en lo que nos falta y en lo que otros tienen. La envidia no es otra cosa que una autocrítica torturante. Nos percibimos en un escalón por debajo de los demás. Y lo peor es que muchas veces nos formamos una imagen idealizada de aquella persona en la mira de nuestras emociones negativas.


[Relacionado: Cómo lidiar con la arpía de la oficina]


Para recopilar, estos son los sentimientos detrás de los celos y de la envidia, según Psychology Today:


Envidia

• Sentimientos de inferioridad
• Anhelos
• Resentimiento hacia nuestra situación
• Malos deseos hacia la persona envidiada, acompañados de culpa por sentirlos
• Motivación a ser mejor (algo bueno tenía que tener, ¿no?)
• Deseo de poseer las cualidades de nuestro rival


Celos

• Miedo a la pérdida
• Sospecha o enojo por una traición
• Autoestima baja y tristeza por la pérdida
• Incertidumbre y sentimiento de soledad
• Desconfianza


[Relacionado: Redes sociales: ¿bajan tu autoestima?]


La envidia: una necesidad

La mala noticia es que no podemos controlar lo que nos sucede. Los investigadores Sarah Hill y David Buss explican en su libro "The Evolutionary Psychology of Envy" que la envidia es una condición natural, que existe porque nos permite evaluar nuestra posición en la competencia por los recursos escasos. Mediante la comparación social, determinamos dónde estamos parados en el mundo y cómo adaptarnos a nuestra situación.

La buena noticia es que, si bien no podemos luchar contra los celos y la envidia, sí podemos moderar su intensidad. “Entender de dónde proviene la emoción puede ayudar”, sugiere Kristi Hedges, coach de liderazgo, en la revista Forbes.

Otra solución es pensar en lo que nuestra amiga envidiada no tiene. Recuerda el precio que tuvo que pagar por estar en el puesto donde está hoy. Pregúntate si realmente te gustaría estar en su lugar.


Tú, ¿sientes envidia hacia alguien? ¿Qué haces para controlar tus emociones?


Fuentes: Revista Forbes (forbes.com) y Psychology Today (psychologytoday.com).


Mira también:

Cuando los celos irrumpen, la confianza se evapora. La pregunta es: ¿cuál es el porqué de los celos que te carcomen cuando tu pareja mira a otra mujer? ¿O cuando te habla con entusiasmo de una ... más 
Cuando los celos irrumpen, la confianza se evapora. La pregunta es: ¿cuál es el porqué de los celos que te carcomen cuando tu pareja mira a otra mujer? ¿O cuando te habla con entusiasmo de una compañera de trabajo? Entiende las causas, ¡para poder combatir los sentimientos negativos! menos 
1 / 12
Yahoo Editorial | Foto por Thinkstock
vie, 22 mar 2013 16:00 CST
 
Cargando...