Grasa corporal, lo nuevo en implantes de seno

El aumento de busto es la cirugía estética más solicitada por las mujeres. Sin embargo, los resultados no siempre son satisfactorios. Hoy realizar el procedimiento con la propia grasa corporal, es posible y promete dar una apariencia más natural.

Por Verónica Ortega

Aumentar el tamaño de los senos, ha sido por décadas el deseo de muchas mujeres y hoy en día constituye una de las cirugías estéticas más realizadas. La colocación de implantes era el recurso por excelencia para lograrlo, pero con el paso de los años, se hacía necesario reemplazarlos para adecuarse a las necesidades de las pacientes. Hoy, una innovadora alternativa propone realizar el procedimiento con la propia grasa corporal, para lograr una apariencia más natural.

ThinkstockphotosThinkstockphotos

Liposucción ¿inversa?

Ya sea por cambios en la apariencia o por el simple deseo de reducir el volumen logrado en procedimiento anteriores, muchas mujeres requieren sustituir sus implantes de seno en algún momento.

Consciente de la búsqueda de estas pacientes por obtener una apariencia más natural, el Dr. Daniel Del Vecchio miembro de la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos, ofrece bajo un enfoque de liposucción inversa, una solución más estética que la simple colocación de nuevas prótesis.

El método, conocido como Intercambio Simultáneo de Implantes con Grasa (SIEF, por sus siglas en inglés), recurre al uso de grasa corporal para reemplazar el volumen generado por los implantes, lo que permite una remodelación de los senos mucho más personalizada. Con ello, esta alternativa se hace una opción conveniente para las mujeres que desean modificar el tamaño de sus senos, retirar los implantes o que requieren una reconstrucción de seno.

¿Cómo se hace este procedimiento?

Hay dos cosas que te parecerán atractivas de esta innovación en cirugía estética. La primera es que toda la manipulación necesaria se realiza en la misma sesión. La segunda es que no sólo puedes obtener unos senos de un tamaño y forma más acordes a tu figura, sino que saldrás de quirófano con menos en grasa en abdomen y caderas.

El primer paso del procedimiento, involucra la preparación de los senos con el uso de un sostén tecnológico por tres semanas. Un brasiere “inteligente” que ejerce una suave succión, con el fin de expandir los senos ligeramente de manera gradual.

Lo siguiente es ponerse en manos del cirujano para que éste, por medio de una liposucción, extraiga la grasa destinada a sustituir el volumen de los implantes a remover. Una vez inyectada, el especialista dará forma al seno, para lograr un aspecto sumamente natural.

La técnica, que ya ha fue utilizada por Del Vecchio, demostró que pasado un año de la operación, el volumen de los senos se conservó intacto y con un resultado estéticamente más satisfactorio.

Fuente: Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos (plasticsurgery.org)

Quizás te interese:
Deja de pedir perdón por ser bonita
Maquillaje bio: estar guapa de manera natural
7 terapias alternativas

Mira también:

Cargando...

YAHOO MUJER EN FACEBOOK