Errores que los hombres cometen en la cama

El hombre, en general, pretende ser confiado cuando no se tiene confianza, saber, cuando ignora, estar cómodo y disfrutando, cuando en realidad no lo está. ¿Cuáles son sus pensamientos equivocados?

IstockphotoIstockphoto

Creer que a todas las mujeres les gusta lo mismo. Cada cuerpo tiene sus propias particularidades: lo que a una mujer la excita, a otra la enfría, lo que a una le gusta, a otra puede resultarle indiferente o incluso molesto.

Acariciarla sólo en la cama. En general los varones desconocen que, una mujer, para sentirse sexualmente dispuesta, tiene que sentirse cortejada y seducida, no sólo cuando busca un encuentro sexual.

La cantidad es lo más importante. La mayoría de los varones desconoce, que a la mayoría de las mujeres, nos interesa mucho más la calidad del encuentro.

Pensar que la penetración lo es todo. Para muchos hombres el sexo consiste en penetrar, creencia proveniente de aquel mito según el cual "la mujer solo alcanza el orgasmo con el coito". Sin embargo, la mayoría de las mujeres no pueden alcanzar el orgasmo sólo por la penetración. Es importante, en la respuesta orgásmica femenina, la estimulación adecuada del clítoris (sea por masturbación, mediante un juguete sexual, sexo oral, etc.). Además, muchas mujeres manifiestan, que para lograr un buen encuentro sexual, necesitan besos y caricias, en distintas partes del cuerpo (brazos, piernas, abdomen, glúteos, senos, etc.), para recién después llegar a los genitales.

Querer que sea como en las películas porno. Desconocen que lo que se ve en ellas, no es real, es una fantasía.

A mayor tamaño, más placer para la mujer. No es así porque las paredes de la vagina están formadas por músculos elásticos, que se adaptan al tamaño del pene, y, además, la zona más sensible de la cavidad vaginal se encuentra en los dos primeros centímetros y en los labios vulvares.

Si no goza, es por mi culpa. Muchos hombres piensan que deben iniciar la relación sexual, guiar a su compañera, garantizar que disfrute y que llegue al orgasmo. Pero esto parte del prejuicio de que la mujer es pasiva en el sexo

Cuando los mitos se identifican, es posible que los temores a ciertas conductas sean afrontados o desvirtuados generando niveles de experiencia y de descubrimiento que pueden llevar a las parejas a experimentar y gozar de manera más libre, en sus relaciones sexuales.

Quizás te interese:
Causas de los problemas sexuales femeninos
Juegos sexuales: motor del erotismo y de la sensualidad
Armando la escena sexual

Cargando...