El ejercicio, ¿bueno o malo para la fertilidad?

Texto: Mariana Israel

Que el ejercicio es positivo para la salud, nadie lo pone en duda. La pregunta es: ¿hasta qué punto favorece la fertilidad? Cambiemos el eje: lo más importante, si estás en la búsqueda de un bebé, es que estés en forma. “Las mujeres que cuidan la salud de su cuerpo por medio de la dieta y el ejercicio contribuyen a preservar su fertilidad”, declara en un documento la Asociación Nacional de Infertilidad, de EEUU. ¿Por qué?

El ejercicio, ¿bueno o malo para la fertilidad? / Foto: ThinkstockEl ejercicio, ¿bueno o malo para la fertilidad? / Foto: Thinkstock

Cuestión de peso (¡y grasa!)

Existe evidencia de que si estás en los extremos de tu peso –muy por encima o por debajo del mismo– tu salud reproductiva puede verse afectada. Es más, según datos publicados en el mismo documento de la Asociación, el 12% de los casos de infertilidad ovulatoria se vincularían con un peso por debajo de lo normal, y un 25%, con sobrepeso. El equilibrio de la grasa corporal también juega un rol clave en la fertilidad. Si el contenido es menor del 22%, puedes sufrir ciclos menstruales irregulares y disfunción ovulatoria. Este es un fenómeno común en las mujeres con anorexia nerviosa y en las atletas, según la Asociación Nacional de Infertilidad.

[Relacionado: La mujer y su reloj biológico]

Ni tanto, ni tan poco

La actividad física aeróbica demasiado vigorosa puede inhibir la producción de progesterona y estrógeno, las hormonas necesarias para quedar embarazada; los ciclos de ovulación se desregulan y el sistema reproductivo “se cierra”, de acuerdo con un artículo del 2010 del Dr. David Olive, publicado en la revista científica Current Opinion in Obstetrics and Gynecology. Tal como indica la revista The Nest, Olive señala que la frecuencia, la duración y la intensidad del ejercicio pueden reducir las posibilidades de embarazo.

Por eso, en el caso de las mujeres con trastornos en el ciclo menstrual por bajo peso, la Asociación Nacional de Infertilidad aconseja atenuar la actividad física. Sugiere tomar una clase de gimnasia aeróbica combinada con ejercicios de elongación, o hacer yoga. Si el problema es el sobrepeso, se recomienda incorporar gradualmente la actividad en la rutina diaria, mediante caminatas.

En síntesis, deberías hacer ejercicio para alcanzar o mantener un peso normal que aumente tus chances de quedar embarazada, tal como indica la Dieta de la Fertilidad de la Universidad de Harvard. Recuerda consultar con tu médico las mejores opciones de actividad física para ti.

¡Él también!

No olvides apuntar a tu pareja en el gimnasio para que te acompañe. Su rol, ¡puede ser clave! Un estudio estadounidense publicado en febrero de este año en la revista científica British Journal of Sports Medicine, halló que los hombres con un nivel mayor de actividad física tenían una mejor calidad de semen.

[Relacionado: Los tratamientos y el cuerpo de la mujer]

Se les preguntó a 189 hombres cuántas horas de televisión miraban por día y cuántas dedicaban al ejercicio. Luego, se testeó su semen. Los jóvenes que llevaban una vida sedentaria y miraban más de 20 horas de TV por semana presentaron un recuento de esperma un 44% menor que aquellos más activos. Y quienes hacían 15 horas o más de ejercicio físico moderado por semana, tenían una calidad de esperma muy buena, mejor que los que no se movían.

Así que, ¿es tiempo de hacer gimnasia de pareja?

Fuentes: Asociación Nacional de Infertilidad (resolve.org), Escuela de Medicina – Universidad de Harvard (health.harvard.edu), revista The Nest (woman.thenest.com), Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (asrm.org), revista científica British Medical Journal (press.psprings.co.uk).

[Relacionado: El estrés, ¿afecta tu fertilidad?]

Cargando...