La risa y sus efectos sobre el cuerpo

Reír inhibe el dolor y fortalece el sistema inmunitario / Foto: ThinkstockReír inhibe el dolor y fortalece el sistema inmunitario / Foto: Thinkstock

El reír es una excelente herramienta que podemos, y debemos, utilizar para sentirnos bien. Sus efectos positivos van más allá de mejorar nuestro estado de ánimo, porque el organismo se ve enormemente beneficiado cuando ésta se activa. Si bien no debemos considerar a la risa como una terapia que cura enfermedades, podemos tomar la risa como un apoyo para el enfermo o un auxiliar en nuestra vida diaria para sentirnos mejor. En seguida te mencionaré algunos de los efectos en nuestro organismo que tiene el reír:

[Relacionado: Un gato podría poner en peligro tu embarazo]

Inhibe el dolor. Al producir neurotransmisores opioides (que tienen efectos analgésicos similares a los medicamentos derivados del opio, como las encefalinas y las endorfinas) se obtiene un efecto analgésico en el cuerpo, disminuyendo diferentes tipos de dolores.

Refuerza el sistema inmunitario. Al reír, aumenta la producción de células de la defensa como los linfocitos, citoquinas e inmunoglobulinas, llevándonos a tener mejores defensas ante las enfermedades.

Disminuye el insomnio. La risa, seguida de un estado de relajación, combate la dificultad para dormir y puede ayudarnos a normalizar nuestro sueño.

[Relacionado: ¿Qué es la fatiga crónica?]

Limpia los ojos. Al producirse una buena cantidad de lágrimas, nuestros globos oculares se ven beneficiados, ya que este líquido los mantiene limpios además de que les aporta lubricación evitando que se resequen.

Desinflama la nariz y oídos. Los movimientos de vibración de la cabeza que se provocan cuando reímos ocasionan que, en caso de tener inflamación leve, nuestras fosas nasales y nuestros conductos auditivos se descongestionen, pues se dilatan los vasos sanguíneos.

Tiene efecto rejuvenecedor en la piel. Se obtiene este efecto ya que se ejercitan varios músculos de la cara y se provoca mayor oxigenación, pues la respiración y la entrada de aire aumentan y con esto la cantidad de oxígeno que nutre nuestra piel se incrementa, provocando un efecto rejuvenecedor y tonificante.

Fortalece el corazón. Esto se debe a que al reírnos con fuerza los músculos cardiacos se activan, se dilatan los vasos sanguíneos, disminuye nuestra presión arterial, se nivela nuestro ritmo cardíaco, nuestra sangre circula mejor y se desechan toxinas mejorando la salud de nuestro corazón.

Mejora la capacidad respiratoria. Al tener un buen momento de risa entra el doble de aire a los pulmones, en otras palabras, si bajo condiciones normales entran seis litros de aire a nuestro cuerpo la risa provoca que entren doce litros.

Se ejercitan músculos. Con una buena carcajada se ejercitan una gran cantidad de músculos en el cuerpo, de manera especial algunos del abdomen que solo se ejercitan riendo, favoreciendo la digestión (evitando el estreñimiento) y la eliminación de bilis ya que respectivamente se estimulan los intestinos y la vesícula biliar.

[Relacionado: 10 consejos para comenzar a correr]

Actúa como un masaje. La columna vertebral (incluidas vertebras cervicales, torácicas y lumbares) se estiran cuando reímos, provocando una relajación de los músculos a lo largo de nuestra espalda y por ende disminuyendo el dolor en esta zona del cuerpo.

Recuerda que reír no te curara las enfermedades, pero le podrá ayudar a tu cuerpo a superarlas mejor.

_

Dr. Omar Luja es Médico Cirujano y Homeópata. Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía. I.P.N. Cédula 7719134.

Cargando...