Pon en forma tu circulación

La preocupación que muestras por tener unas lindas piernas o evitar a toda costa que aparezcan las primeras arrugas, es la misma preocupación que debes de mostrar para que tu aparato circulatorio esté en forma. Tener una circulación correcta es básico para mantener un buen estado de salud.

Circulación / iStockphoto

Como ya lo estudiaste alguna vez, pero nunca está de más recordar, nuestro aparato circulatorio, que por cierto funciona como una máquina perfecta, se encuentra formado por el corazón, las venas, los capilares y la sangre. Su función es nutrir y oxigenar las células por medio de la sangre, y al mismo tiempo se encarga de recolectar las sustancias de desecho para que sean eliminadas por el cuerpo. El corazón, como una bomba, envía sangre oxigenada procedente de los pulmones a las arterias y a los capilares, nutriendo así a las células de todo nuestro cuerpo. La sangre, después de llegar a las células, regresa al corazón a través de las venas, en donde nuevamente da comienzo el ciclo. Si llega a existir algún elemento (grasa, coágulo, etc.) que obstruya el paso de la sangre por las arterias o venas, esto ocasionará un trastorno en nuestro sistema circulatorio; en el peor de los casos se puede ocasionar un bloqueo en el cerebro o el corazón y en el menor de ellos, problemas más leves como por ejemplo varices, hemorroides y celulitis, entre otros males.

Para que nuestro aparato circulatorio esté en forma, la alimentación juega un papel muy importante ya que ésta puede hacer que la sangre sea más o menos espesa; lo que comemos, puede prevenir tanto como aliviar dolorosos síntomas ocasionados por padecimientos circulatorios.

Alimentos que te pueden ayudar:

  • Pescados grasos: entre los que se cuentan el atún fresco, sardinas, salmón, trucha salmonada, entre otros, son fuentes de ácidos grasos omega-3, EPA y DHA. Favorecen la circulación al reducir los triglicéridos en la sangre y la tendencia a formar coágulos; consúmelos 2 ó 3 veces por semana.
  • Vegetales y frutas: su protección se debe a las vitaminas y compuestos antioxidantes que nos proporcionan; es importante consumirlos en cada comida. Proponte consumir 2 porciones de frutas y vegetales (no harinosos) al día. Elige las frutas y vegetales altos en vitamina C. Frutas: guayaba, kiwi, fresas, piña, mango y toronja. Vegetales: coles de Bruselas, brócoli, coliflor y tomate.
  • Nueces y almendras: son una excelente opción para mejorar tu circulación gracias a que son ricas en minerales antioxidantes como selenio y vitamina E, entre otras, así como también flavonoides. Ayudan a proteger los tejidos de los vasos y favorecen la regeneración del tejido. La cantidad recomendada para obtener beneficios, es alrededor de 45 gr. que equivalen a ¼ de taza aproximadamente. Eso sí, no abuses.
  • Harinas y granos integrales: al sustituir las harinas refinadas por integrales, mejora notablemente la función del endotelio (capacidad de los vasos sanguíneos).
  • Soya: se recomienda consumir 25 gramos al día en sustitución de otras proteínas altas en grasa (res o cerdo); la soya ofrece una combinación única de nutrientes, es una proteína de alta calidad, con un mínimo de grasa saturada. Posee compuestos conocidos como Fito estrógenos, que mejoran de manera significativa la función del endotelio y la circulación.
  • Té verde: por su alto contenido de flavonoides, en definitiva es una buena opción para incluirlo en nuestra dieta diaria, para mejorar la circulación o bien mantenerla en forma.

Aunado a la alimentación, otra recomendación es que realices actividad física; por lo menos camina media hora diariamente, evita las prendas muy ajustadas, acuéstate diariamente por lo menos 10 minutos en el piso, elevando tus piernas (un banco o cojines), trata de acostumbrarte a baños con agua tibia (el agua caliente no ayuda a la circulación), no consumas mucha sal y toma 2 litros de agua al día.

Es importante que te realices un check-up por lo menos una vez al año, recuerda que tu cuerpo se compone de muchos sistemas que hay que estar vigilando, más vale prevenir que lamentar. No solo te debes dedicar a cuidar el exterior de tu cuerpo, lo que se ve; recuerda que el correcto funcionamiento interno de nuestro cuerpo se refleja entre otras cosas en una piel tersa, firme, unos ojos brillantes, un cabello brillante, con vida; en fin, si quieres estar en forma debes cuidarte desde adentro.

Recuerda… ¡tú generas el cambio!

Cargando...